jueves, 7 de junio de 2012

LOS AGUACATES Y MÁS CURIOSIDADES..(Capt.VII)



SE COMENTABA SOBRE   AGUACATES……..

Sahagún, escribió sobre él. Hay otros árboles que se llaman auacatl, tienen hojas verdes oscuras, el fruto de ellos se llama auacatl, son negros por de fuera y verdes y blancos por de dentro, son de hechura de corazón, tienen un cuesco dentro de hechura de corazón, hay otros auacates que se llaman tlacozaluácatl que son grandes como los de arriba.

Fray Toribio de Benavente, escribió.

De estos ahuacates hay cuatro o cinco diferencias, los comunes y generales por toda esta tierra y que todo el año los hay, son los ya dichos, que son como brevas y de estos se ha hecho ya aceite y sale muy bueno, así para comer como para arder, otros hay tan grandes como muy grandes peras y son tan buenos, que careo es la mejor fruta que hay en la Nueva España en sabor y en virtud.



Según cuenta el médico nutricionista brasileño Paulo Eiró Gonsalves, en su Libro dos alimentos, “terapéuticamente hablando, el aguacate es una verdadera farmacia”. Sus hojas en infusión son buenas para la vesícula, son digestivas, antiflatulentas, diuréticas, antirreumáticas y resulta ser un alivio seguro para la bronquitis, los ronquidos y los dolores menstruales. En aplicación local, tienen cierto poder antiinflamatorio y calman el dolor de cabeza.

Sobre su sabor….

No necesita condimento alguno para ser delicioso, aunque los admita a muchos para ennoblecerlos, basta, si acaso, una brizna de sal o una gota de limón que intensifique su sabor natural, pero admite por igual el acento fuerte de una vinagreta si se le sirve en ensalada, que la dilución en consomé y crema para una fina sopa fría.



Del libro LOS AGUACATES Y LA AXARQUÍA, realizado por César Díaz