martes, 12 de junio de 2012

10 PLANTEAMIENTOS DE CULTURA ALIMENTARIA PARA EL BUEN GOBIERNO DE ANDALUCÍA”


10    

Planteamientos de Cultura Alimentaria

para el Buen Gobierno de Andalucía




Los planteamientos y propuestas recogidos en este decálogo intentan concretar la aplicación de diversos Objetivos Básicos de la Comunidad Autónoma, Derechos Sociales, Deberes y Políticas Públicas y Principios Rectores de las Políticas Públicas promulgados en nuestra Carta Autonómica y también de los principios, acuerdos y compromisos de carácter local recogidos en sendas Declaraciones Institucionales efectuadas por la Diputación Provincial de Málaga; los ayuntamientos de Málaga, Vélez-Málaga, Casabermeja, Almáchar y Archidona; y la Universidad y el Ateneo de Málaga, en relación a la defensa y promoción de la cultura alimentaria malagueña como parte esencial del patrimonio cultural de Málaga.

Además, el reconocimiento por la UNESCO de la Dieta Mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad redimensiona nuestra primera intención y le confiere un valor universal.  Desde el prisma andaluz somos depositarios de un bien universal, nuestra cultura alimentaria, que debemos preservar y difundir.

La intención última de esta iniciativa  es movilizar a la ciudadanía y a los poderes públicos surgidos de las elecciones en la defensa y promoción de nuestra ancestral y plural cultura alimentaria mediterránea, entendida ésta como un patrimonio común y un recurso que es preciso activar con inteligencia y decisión. Queremos un mayor protagonismo de la ciudadanía y también un liderazgo más firme, ejemplar y comprometido de los poderes públicos andaluces en el empeño común de alcanzar este fundamental objetivo.

Estamos convencidos de contribuir así al desarrollo en nuestra comunidad de modos de vivir y alimentarnos más sostenibles, más saludables y más justos que los actuales.

1. Nuestra ancestral gastronomía mediterránea, parte esencial del patrimonio cultural andaluz.

Andalucía debe proclamar su ancestral gastronomía mediterránea parte esencial del patrimonio cultural de la Comunidad. Así se garantizará su preservación y difusión corresponsable por los poderes públicos y la ciudadanía andaluza.

2. Ejercicio del principio de ejemplaridad pública en los asuntos alimentarios y gastronómicos.

Los poderes públicos y las instituciones andaluzas deberán cumplir rigurosamente con el principio de ejemplaridad pública en el ejercicio de sus actividades de carácter gastronómico. Debe ser imperativo  el uso de los productos y las fórmulas culinarias locales en los actos protocolarios relacionados con la hospitalidad institucional

3. El  principio de corresponsabilidad, la cultura alimentaria y la ciudadanía andaluza

En cumplimiento del principio de corresponsabilidad, la ciudadanía andaluza deberá velar por la salvaguarda de su patrimonio cultural alimentario, como queda recogido en el Estatuto de Andalucía.

4. La cultura alimentaria mediterránea  de Andalucía en el sistema educativo

La forma más segura y eficaz de garantizar la preservación y la transmisión de nuestro patrimonio gastronómico a las futuras generaciones es la incorporación de la cultura alimentaria mediterránea de Andalucía a todos los niveles del sistema educativo para proporcionar al alumnado formación sensorial, alimentaria y culinaria básicas y fundamentales.

5. Salud pública y cultura alimentaria en Andalucía

La salud pública de los andaluces, en su dimensión sociocultural, mejorará ostensiblemente en la medida en que se integre a la ciudadanía en la defensa y promoción de los principios alimentarios y modos de vida de la Dieta Mediterránea.





6. Apoyo decidido a las producciones locales, ecológicas y artesanas.

El desarrollo de las producciones locales, ecológicas y artesanales, junto a la internacionalización del sector agroalimentario andaluz, debe ser un objetivo estratégico prioritario de las políticas económicas de Andalucía

7. Cultura alimentaria y sostenibilidad global y local

La cultura alimentaria andaluza del siglo XXI debe levantarse sobre los valores de la sostenibilidad ambiental, económica y social; de la mediterraneidad, la protección de la salud pública y la diversidad alimentaria.

8. Aplicación rigurosa de los principios de precaución y transparencia en la biotecnología y la nanotecnología alimentaria

Los poderes públicos velarán por la aplicación rigurosa de los principios de precaución y transparencia en los avances de la biotecnología y la nanotecnología alimentarias para garantizar el desarrollo en Andalucía de modos de producir y distribuir alimentos ejemplarmente verdes y limpios.

9. Amparo y protección de productores y consumidores ante los abusos especulativos en el mercado alimentario

Los poderes públicos establecerán un marco regulatorio adecuado para encauzar relaciones justas entre los agentes de la cadena alimentaria. Las leyes andaluzas deben amparar y proteger a los pequeños productores y a los consumidores de los abusos especulativos presentes en el sistema alimentario.

10. Consenso y coordinación de las políticas alimentarias en Andalucía

El desarrollo de los principios recogidos en este decálogo sólo será posible fraguando un gran pacto por la defensa de la cultura alimentaria andaluza. Será necesaria la puesta en marcha de un ente específico, vertebrado en toda la geografía regional, que materialice los valores de consenso y coordinación política y garantice la diversidad de nuestra ancestral cultura gastronómica mediterránea.

EDITADO POR LA CARTA MALACITANA