lunes, 14 de mayo de 2012

LOS AGUACATES Y SUS PROPIEDADES MINERALES (CAPT.3)

                                                                                                   


Los Aguacates y ……sus propiedades y minerales

Ya conocemos un poco más del fruto y de su curiosa historia, ahora empezaremos a dar a conocer sus propiedades, sus vitaminas y casi seguro os va a sorprender como un fruto natural y simple en sus formas, nos puede ayudar tanto, es una verdadera farmacia y deberíamos de ver como la tierra nos da estas maravillas para mejorar nuestra calidad de vida.

El Aguacate es un fruto que ayuda mejorar la calidad de vida de todas aquellas personas que lo consume. Posee la mayoría de elementos requeridos para una dieta saludable, previniendo enfermedades y en algunos casos ayuda a sanarlas o aliviarlas.
Hipócrates, el padre de todas las medicinas decía; “que tú medicina sea tu alimento, que tu alimento sea tu medicina”.
Diversos estudios a nivel internacional hablan de la gran cantidad de propiedades benéficas para la salud que presenta el consumo de este fruto:

-        Contiene 12 de las 13 vitaminas existentes.

-        Alto contenido de las vitaminas E y K.

-        Todas las vitaminas B.

-        Muy rica en Potasio y Magnesio.

-        0% Colesterol.

 Estas son sus vitaminas y sus cualidades:
 
LIPOSOLUBLE
Fortalece el sistema inmunitario (adecuada en la prevención de enfermedades del aparato respiratorio como anginas, gripe, resfriados, etc.), tiene propiedades anticancerosas, ayuda a conservar el buen estado de la piel y las mucosas, previene de la pérdida de audición, favorece la curación de úlceras.

GRUPO B (Hidrosoluble)

B1 Tiamina.

Necesaria para la transformación de los alimentos en energía, absorción de la glucosa para el sistema nervioso y nutrición adecuada de los músculos. Ayuda a reducir síntomas depresivos, fortalece el corazón, restaura los bajos niveles de la tiamina en el alcoholismo, ayuda a superar el estrés, para la acidez de estómago, adecuada para dietas estrictas de bajo nivel calórico. Muy recomendada durante el embarazo y la lactancia.

B2 (Riboflavina)

Necesaria para mantener el buen estado de la visión, de las células nerviosas, de la piel, cabellos o uñas. También para la regeneración de tejidos. Estimula las propiedades antioxidantes de la vitamina E y, junto con otras de su grupo, produce glóbulos rojos y ayuda a mantenerlos en buen estado.

Ayuda a superar las migrañas, a proteger la salud de los ojos, los problemas de piel (psoriasis, rosácea, quemaduras, etc.), adecuada para el insomnio y la ansiedad.  

B3 (Niacina)

Necesaria para la transformación de hidratos de carbono en energía, para el buen estado del sistema nervioso, piel y mejora del sistema circulatorio así como la estabilización de los niveles de azúcar. Adecuada en personas con problemas circulatorios, enfermos de artritis reumatoide, tinnitus, frena el desarrollo de la diabetes mellitas o diabetes tipo I y resulta muy útil para reducir el colesterol (aumenta los niveles de colesterol “bueno” y disminuye el “malo”).

 VITAMINA D

LIPOSOLUBLE

Conocida también como “vitamina solar”, por la dependencia en su producción del astro rey. Los rayos solares se encargan de convertir a partir de una grasa subcutánea en vitamina B (llamada vitamina D3 o colecalciferol). De ahí, el beneficio de tomar el sol de manera adecuada, sin grandes excesos (recomendable de 10 a 12 minutos entre las 8 y las 3 de la tarde cada dos o tres días). Además de esta transformación, podemos encontrar este tipo de vitamina en algunos alimentos de origen animal (vitamina D2 o ergocalciferol) o de origen vegetal. Necesaria para el fortalecimiento de los huesos (osteoporosis) y sistema inmunitario, prevención de cáncer (especialmente de pecho y próstata) y además ayuda a mantener  la piel en buen estado.

VITAMINA E
Liposoluble

Constituye un conjunto de componentes liposolubles entre los que se encuentran los “tocoferoles” (alfa tocoferol, beta tocoferol, gamma tocoferol y delta tocoferol). Considerada la vitamina del corazón por su necesidad para mantener este órgano saludable, mejora la salud de nuestro aparato circulatorio. Junto con las vitaminas  A y C, forma el grupo de las vitaminas antioxidantes. Favorecedor de la eliminación de sustancias contaminantes en el organismo, protege a los hombres del cáncer de colon y a las mujeres del de pecho y cuello del útero, retrasa la degeneración mental producida por el Alzheimer u otras demencias, además ayuda a paliar enfermedades características de las articulaciones (artritis reumatoide, artrosis, etc.). Previene de la aparición de cataratas, mejora la visión, estabiliza los niveles de azúcar en la sangre (indicado para diabéticos), adecuada para el tratamiento del alcoholismo, disminuye síntomas negativos de la menopausia. Además tiene propiedades cicatrizantes, indicada para las heridas, psoriasis, diverticulitis, entre otros.
MINERALES

CALCIO

El mineral más abundante en nuestro organismo, aproximadamente entre 1 y 1,5 kg, está concentrado principalmente en los huesos, y en menor cantidad en los dientes y la sangre. Desempeña un papel importante en la construcción de huesos y dientes. Necesario para evitar o mejorar la osteoporosis, controlar ciertas enfermedades circulatorias (hipertensión, apoplejía, etc.), disminuir la probabilidad de padecer cáncer de colon, calambres en las piernas, contribuye además a la cicatrización de heridas.

HIERRO
Forma parte de los glóbulos rojos y junto con una proteína constituyen la hemoglobina (encargada del transporte del oxígeno en la sangre). Podemos encontrar hierro en fuentes animales (“hierro heme”, obtenida de la hemoglobina de la sangre animal), fuentes vegetales (“no heme”) o en suplementos. Muy recomendado para el embarazo o lactancia, menstruación, deportistas, dietas de adelgazamiento y vegetarianas. Su déficit produce “anemia” (falta de glóbulos rojos). Se debe consumir este mineral en cantidades adecuadas, ya que puede resultar a dosis elevadas muy tóxicas.

POTASIO
Las principales aportaciones de este mineral al organismo son el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales, conducción del impulso nervioso a través de los nervios, determinar la relajación/contracción de los músculos, regulación del ritmo cardíaco y la presión arterial, además de tomar parte en procesos metabólicos como la secreción de insulina, síntesis proteínas, etc.

ACIDOS OLÉICO
Grasa monoinsaturada de acción beneficiosa en los vasos sanguíneos, ya que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o hepáticas. Su apariencia es líquida aceitosa, de color amarillo pálido o marrón amarillento, con olor parecido a la manteca de cerdo. Es el principal componente del aceite de oliva.
LINOLEICO

Ácido graso poliinsaturado esencial para el cuerpo humano, ya que éste no puede sintetizarlo y tiene que ser ingerido por la dieta. Pertenece al grupo omega-6. Entre las principales funciones destacan: formación de membranas celulares y hormonas, correcto funcionamiento del sistema inmunológico, neuronas y transmisiones químicas. Además posee propiedades beneficiosas para el aparato circulatorio (disminuye colesterol y, por tanto, previene de problemas cardíacos), antiinflamatorias, trastornos de la menstruación, etc.





Mañana nuevo capitulo del libro "LOS AGUACATE Y LA AXARQUIA"