lunes, 7 de mayo de 2012

CONSUMO RESPONSABLE


CONSUMO RESPONSABLE

El consumo responsable o consumo local, es una fórmula que se aplica en muchos estados de la unión europea y de medio mundo. Básicamente lo que se busca es beneficiar al productor que puede ser tú vecino o algún familiar, y consumir productos de máxima frescura y cercanos. Si a los productos frescos les quitas el transporte de días y muchos kilómetros de distancia, nos queda un producto sin cargas adicionales y un producto más fresco, además de un producto que no necesita contaminar con su transporte.

Exigir productos de tu tierra es licito y necesario, podemos generar un autoconsumo muy importante, podemos ir a las grandes superficies y solicitar productos frescos de tú tierra, podemos ir a las cadenas de supermercados y exigir productos de tú comarca, o podemos ir a las tiendas de comercio tradicional donde te los van a servir de primera hora y casi sin exigirlos. A continuación os pasamos unas reglas de porque consumir productos de tu tierra como; Axarquía, Málaga, Andalucía y España…por ese orden.

1. Comer productos locales es bueno para la economía local. Un euro gastado en productos cercanos genera el doble para la economía local, desde tus familiares hasta tus vecinos se pueden beneficiar.

2. Los productos son más frescos. Los productos transportados de lejos pueden haber estado semanas en congeladores. Podemos comprobarlo al oler una fruta u hortaliza, la diferencia es enorme.

3. La comida local sabe mejor. Un producto recolectado ayer tiene mucho más sabor que uno anterior. Como decíamos antes en el punto 2, hay mucha diferencia de sabor y olor.

4. Tardan más en estropearse. Los productos recolectados tradicionalmente cerca de tu casa, son recién cogidos, tienen menos productos para conservarlos y te duran más tiempo al ser recién cogidos. Si eliminamos los días de transporte y se lo añadimos a los días que nos duran en casa podemos comprobar la diferencia.

5. Comer de esta forma reduce emisiones de gases contaminantes. Los medios que transportan los productos de lugares lejanos provocan elevadas emisiones de CO2. Un ejemplo muy claro de ser responsables con el ecosistema.

 6. Comemos productos de temporada. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos de temporada que son más sanos. Además los productos de temporada son más baratos. Podemos siempre adaptar nuestras comidas a estos productos, los beneficios son impresionantes, para el bolsillo y para la salud.

7. Conoce de donde vienen tus alimentos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de donde proceden los productos. Conociendo al panadero, al agricultor, etc. y sabiendo cómo trabajan. Podemos conocer del producto todo con casi preguntar al dependiente, no pasa así si hacemos lo mismo con las grandes cadenas de alimentación.

8. La comida local es variada. Un agricultor que no produce en masa puede dedicarse a producir diferentes productos. Y todos de la máxima calidad máxime en nuestra comarca.

9. Impides monopolios. El 80 % de los productos se distribuyen en España por empresas las cuales hacen y deshacen en cuanto a precios finales y en cuento a que se produce y como. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra esto.

10. Comprando a los productores locales apoyas el desarrollo sostenible de sus tierras. Con ingresos los agricultores permanecerán y utilizarán las tierras para producir alimentos. Aprovechando las tierras y dando trabajo a muchas familias diferentes.

Con el esfuerzo de todos es posible….